cerebro cerraduraVivimos en un mundo constantemente cambiante, al cual tenemos que adaptarnos. En este contexto, uno de los papeles fundamentales de la educación es, o debiera ser, facilitar la adaptación del alumnado a un mundo futuro que nos es desconocido.

Los estudios en neurociencia nos están aportando datos valiosísimos sobre cómo aprende el cerebro, qué prefiere aprender y de qué forma quiere hacerlo. Pero también se está comprobando que la forma en que se aprende condiciona la percepción que tendrá la persona de su entorno, su relación con él y con la sociedad. Aprender nos modela el cerebro, lo que hace que “cómo” se aprende sea mucho más importante que “qué” se aprende.

El centro educativo en su globalidad es el que debe responder a la diversidad del alumnado que tiene en sus aulas. El profesorado necesita nuevas estrategias para enseñar, formar y conseguir que el alumnado aprenda de forma adecuada. Conocer nuestras fortalezas convierte el potencial en logro, desarrolla nuestras capacidades y descubre nuestros talentos. La educación tiene la responsabilidad de centrarse en las fortalezas del alumnado.

CONVOCATORIA                       INSCRIPCIONES (hasta el 28 de abril de 2019)