ratonPara el niño pequeño la palabra oída ejerce una gran fascinación. La palabra y su tonalidad, su ritmo, los trazos afectivos que teje la voz, cuando es temperatura emocional, calma, consuelo, ternura, sensorialidad latente.

En los cuentos hallamos las huellas de nuestras existencias, porque como ellas transitan entre la ficción y la realidad, e hilan sus tramas alrededor del permanente conflicto entre opuestos: el bien y el mal, el amor y el odio, lo humano y lo divino, lo hermoso y lo feo.

                       Vivirlo para contarlo y contar para vivir....

CONVOCATORIA

Lista de Admitidos